Milikis, old school, techno, reggaeton, sync y real DJs…

Milikis, old school, techno, reggaeton, sync y real DJs…

Milikis, old school, techno, reggaeton, sync y real DJs… 1000 750 Rafa Mendoza

Si has leído el titular seguro que esperas controversia sobre alguno de esos temas, lamento decepcionarte, no la habrá. He leído posts interminables con argumentos variopintos sobre todos y cada uno de ellos, la verdad es que antes me aburrían… Pero ahora creo que debemos comentarlos.


Nuestra profesión de DJ hace que los egos formen parte habitual de nuestro trabajo. Por otro lado, también es normal. Un empresario contratará al mejor DJ y la competitividad se ha instaurado en un sector que -jamás- ha sabido trabajar en equipo. Supongo que muchos de vosotros pensaréis que no hace falta… Solo os diré una cosa, los grandes DJs tienen equipos a su lado y trabajan muy compenetrados para conseguir sus objetivos.
Pero en realidad ¿A que viene todo esto? Personalmente creo que hemos dedicado muchos esfuerzos a temas que no lo merecen. El problema ahora es otro… No trabajamos.
¿Y entonces de que sirve todo lo anterior? Saca tú mismo la conclusión. Que eres un “Miliki”, felicidades, estas sin trabajar, pero tú que eres Old School también. La situación será la misma si te ríes de alguien que pincha reggaetón, porque tú eres muy “cool” y pinchas techno. Tampoco trabajarás si le das al sync o eres un fan de la técnica depurada. Todos estáis en casa el fin de semana.
Habéis dedicado tantas energías a temas estériles que ahora os dais cuenta de la realidad. Lo importante no es lo que pinchas o como lo haces, lo esencial es trabajar.
Durante cinco años he vivido y trabajado en Dubái, ellos tienen una concepción muy distinta a la nuestra. Todo DJ (haga lo que haga) merece respeto, solo por el hecho de estar en cabina su profesionalidad no se cuestiona. Una curiosidad es que todos los contratos (con independencia del estilo) te califican como “ARTIST”, es decir, el deejay por el mero hecho de realizar su actividad es artista, y lo es con todas sus consecuencias. Allí nadie critica a nadie.

Pero volvamos a España, nos encontramos en plena pandemia ante una situación nueva. Ya no se trata de lo que pinchas, de como pinchas o de quién eres… Simplemente no trabajas. Probablemente tendrás algún familiar en ERTE. ¿Has podido acogerte a esta situación? Seguramente no, y sucede por la perversión del trabajo temporal, con contratos basura, por horas, en el cual estamos instaurados desde prácticamente los inicios de nuestro trabajo. Pero parece que se asume con normalidad… “No es un trabajo serio”, te repites una y otra vez.
Pero no todo se queda ahí. Ahora que no trabajas te das cuenta que subes demasiado el volumen de la TV en casa (te lo dice tu pareja). Ahora que no trabajas, te das cuentas de lo difícil que es pedir una prestación (porque no hay dinero y solo se la dan la gente con mejores derechos adquiridos). Ahora que no trabajas te das cuenta que todo aquello por lo que luchabas no tiene valor que tú imaginas.
Creo que no hay que ser necios, y debemos ser lo suficientemente inteligentes para darnos cuenta que focalizar energías en temas tan inútiles como estos no aportan nada. La mayoría trabajamos en precario y las condiciones son pésimas, tanto a nivel de salario como de derechos adquiridos, tampoco tenemos una lista de enfermedades profesionales, (arritmias cardiacas, sordera, etc.). Las condiciones de cotización son (en la mayoría de casos) por debajo de mínimos razonables y sin respetar nuestra categoría profesional, que en muchas ocasiones aparece como “ayudante de camarero”… El resultado es donde nos encontramos ahora, ya que en cualquier circunstancia excepcional nos deja absolutamente desprotegidos y muestra las miserias de la profesión (que también las tiene).
Nuestro trabajo actualmente está al nivel de dependiente de video-club, dicho de otra manera: no existe. Los derechos adquiridos son de risa, y en general necesitaríamos cinco vidas para poder cotizar para la jubilación ¿Ahora me vas a explicar que si aprieto o no el botón de sync soy buen o mal DJ? Creo que deberías reflexionar sobre lo que comento, porque ahí radica el problema. Hay mucha gente que vive de esta maravillosa profesión y respetarla y dignificarla pasa por exigir lo que nos toca como artistas… Porque sí, el Dj es un artista escénico -pese a quien le pese- y cualquier reivindicación pasa necesariamente por la lucha.
También lo normal es que entre nosotros hablemos de “¿Quién le pone el cascabel al gato?”, es cierto, esta guerra no se puede llevar solo. Es una batalla absolutamente perdida, pero si lo hacemos de forma colectiva es otra cosa.
Durante décadas hemos llevado este camino cada uno por su lado ¿El resultado? A quien le ha ido bien ha aprovechado el momento, pero a veces el éxito es efímero y la vuelta a la realidad es más dura de lo que uno se piensa. En general, no hay derechos que nos amparen como colectivo.
Ahora es el momento, cuando se tiene todo perdido, cuando nos tratan como pseudo-delincuentes por intentar ejercer nuestro trabajo, de decir basta, de sentirse fuerte porque no puedes perder más de lo que ya has perdido. Empezamos a estar juntos y organizados. Llevamos poco, pero lo suficiente como para ver que hay progresos, hemos conseguido lo más difícil, unirnos, trabajar en equipo y hacer una conjura: esto no se puede repetir. Vamos a luchar por nuestros derechos (que también son los tuyos), y la lucha significa unión y compromiso, porque cuando se toca fondo solo se puede ir hacia arriba.
Pero el compromiso va en dos direcciones, no solo el nuestro desde AEDYP, sino que además necesitamos tu apoyo, y sobre todo con la concienciación de que no va a ser fácil, de que empezamos en negativo, con nuestra imagen pública por los suelos, y sobre todo de que debemos ejercer nuestros derechos desde el respeto a nuestros compañeros, a sus estilos y a su técnica, pero sobre todo a su condición de DJ y de artista que solo por el hecho de trabajar ya merece. Porque la unión, respeto y tolerancia entre nosotros nos hará salir más fuertes… Y esto debe ser solo el comienzo.

Rafa Mendoza
DJ – Abogado
Socio AEDYP

1 comentario
  • Excelente artículo dónde se refleja a cada uno de nostr@s. Necesitamos sin duda unirnos tod@s para de una vez por todas ser reconocidos por un TRABAJO que en muchos países si se reconoce como tal.
    Debemos confiar en nosotr@s y apoyarnos sin duda.
    Gracias por el artículo y que sirva de reflexión a tod@s.

Dejar una Respuesta

AEDYP es la Asociación Española de DJs y Productores. Esta iniciativa nace por la necesidad de velar y reconocer la labor de todos los profesionales que se dedican a la expresión de la Música Electrónica en todos sus ámbitos.

AEDYP quiere visibilizar a los DJs y a los Productores Musicales como el nexo imprescindible entre el ocio y la cultura, y fortalecer ese lazo de unión en todos los aspectos posibles. Es imprescindible una asociación a gran escala entre todos los compañeros, aunando fuerzas, para proteger los derechos de los grandes damnificados dentro de este sector en nuestro país.

Únete a nosotros. Ahora.

IMPORTANTE: Rellena y envía este formulario una sola vez para evitar duplicados que provocarían retrasos en la gestión de los datos. Gracias por tu comprensión.

¡Hazte miembro!

     

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies